Alfalfa Deshidratada

La alfalfa, una vez recolectada en el campo, se acondiciona mecánicamente y mediante ventilación forzada se procede al secado. Dicha deshidratación, en comparación con el secado natural (henificación), reduce las pérdidas de valor nutritivo (hojas, proteína, vitaminas) y los riesgos de contaminación por tierra, además de evitar la humedad por lluvia o rocío que aumentarían la contaminación microbiana, y, a su vez, economiza su transporte y almacenamiento.
Recomendada principalmente para el ganado destinado a la producción de leche: Cabaña bovina, ovina y caprina

CONTACTO DIRECTO

Su nombre(requerido)

Su e-mail (requerido)

Asunto

Su mensaje